miércoles, 17 de enero de 2001

Intervención en el templo del antiguo Convento de Carmelitas de Nules

De Iglesia del Convento. Nules
Eliminación de humedades y reparación y sustitución de cubiertas del templo del antiguo Convento de Carmelitas de Nules.
ANTECEDENTES:
En el mes de marzo de 1998, la Consellería de Cultura, Educació i Ciencia nos encarga la realización de los trabajos de levantamiento de planos y estudios previos de la obra: “Eliminación de humedades y reparación y sustitución de cubiertas del antiguo Convento de los Carmelitas Descalzos de Nules (CS)”.
Posteriormente, la Dirección General nos comunica que debemos proceder también a la redacción del citado Proyecto.
Una vez terminados los trabajos de levantamiento de planos y estudios previos se procede a la ejecución de la obra: “Eliminación de humedades y reparación y sustitución de cubiertas del antiguo Convento de los Carmelitas Descalzos de Nules (CS)”.
Datos:
Arquitectos: Juan Francisco Pérez Mengual, Teodoro Peñarroja Torrejón y Carlos Sainz-Pardo Lerma. Aparejador: Tomás Lafuente Ripollés. Empresa constructora: Edycon. Presupuesto: 180.000 € Año 2001.

De Iglesia del Convento. Nules
UNA HISTORIA COMPLICADA.
Las trazas del convento e iglesia de Carmelitas Descalzos de Nules, dedicado a la Sagrada Familia, cuya primera piedra se colocó el 9 de julio de 1675, se deben al carmelita descalzo fray José de la Concepción, "El Tracista", oficial de la orden de la provincia de San José de la Corona de Aragón, que trabajo en Barcelona, Vich, Reus, Tarragona, Tárrega, etc.
Precisamente fray José murió el 11 de febrero del año de 1689 en una visita a las obras de este edificio, donde reposan sus restos.
El edificio, es un claro expo­nente de la pervivencia del estilo desornamentado del Manierismo clasicista en la región valenciana hasta fines del siglo XVII, siguiendo el modelo propio de la orden carmelitana.
En el año 1688 se abrieron los cimientos del nuevo templo. Las obras avanzaban con lentitud, debido a la Guerra de Sucesión. Quedó terminada la construcción de la iglesia el año 1717.
En la invasión napoleónica el convento fue saqueado. En 1814 se reanudan las actividades.
Con las leyes de Desamortización y Secularización de Mendizábal la orden tuvo que abando­narlo definitivamente en julio de 1835 para no volver nunca. Las tierras y otros bienes fueron subastados y el convento fue saqueado y en parte destruido, quedando la iglesia abierta al culto.
A pesar de los saqueos de la Guerra de la Independencia y los robos y pillajes que había sufrido el convento cuando fue abandonado por la comunidad de los frailes, todavía quedaba en pie, además de la iglesia, buena parte de los elementos del convento proyectado por fray José de la Concepción, entre ellos, la escalera mayor cubierta por esbelta cúpula y dos de los tres claustros y habitaciones que había tenido en principio.
En 1888 el convento fue ocupado por religiosas clarisas, que repara­ron parte del edificio.
Pocos años duró la precaria situación de seguridad en tiempos de la República, porque al sobrevenir la guerra civil, el día 27 de julio de 1936, se vieron forzadas a abandonar de nuevo el convento, que fue nuevamente saqueado.
Después de terminada la guerra, en el año 1939, regresaron las religiosas y encontraron el convento completamente devastado; sola­mente permanecía en pie el claustro de la cisterna, la cocina con parte de la escalera, la portería, y de la iglesia las paredes, cuyo tejado estaba hundido. El Organismo de Regiones Devastadas, comenzó con prontitud las obras de reatauración, El convento funcionó como tal hasta el año 1972 en que sus ocupantes se trasladaron al convento de Onda.
Años después, en septiembre de 1977, vendieron el convento a una empresa constructora para edificar viviendas. El Obispado de Segorbe-­Castellón adquirió el edificio del templo y la vivienda del capellán. En el año 1978 el convento fue completamente destruido y sobre los mismos terrenos, que en el siglo XVII se levantó el magnífico convento de los padres carmelitas con todos los sacrificios y aportaciones de los vecinos de la villa, se levantaron unos bloques de viviendas sin ningún interés ni consideración al monumento colindante. Continuó el deterioro.

De Iglesia del Convento. Nules
La Dirección General del Patrimonio Artístico acordó que la iglesia del convento de Nules, junto con su placeta, fueran declarados monumento histórico‑artístico. 11 de septiembre de 1980.
EL EDIFICIO.
Su construcción se hizo en mampostería y sillar. La cubierta es de teja árabe de vertiente a dos aguas en la nave central.
De Iglesia del Convento. Nules
La planta de la iglesia comprende una nave longitudinal, de cinco tramos, de cruz latina, crucero y cúpula. La nave, de bastante anchura, tiene tres capillas a cada lado, entre contrafuertes, comunicadas entre sí y separadas por interpilastras y arcos de medio punto. El crucero es poco profundo y la cúpula domina el espacio interior, que está recorrido por un sistema de pilastras gigantes, que apoyan en bases de piedra, sin ningún tipo de decoración y con un entablamento continuo que recorre todo el perímetro del templo.
Con coro alto a los pies, la nave se cubre con bóveda de cañón con lunetos y las capillas laterales con bóveda vaida. El crucero es, en profundidad, equivalente al ancho de la nave y de las capillas; su anchura apenas sobresale en planta, quedando integrada en el espacio centralizado de la cúpula, con lucernario, apoyada sobre pechinas sin ninguna decoración.
En el brazo del Evangelio se sitúa la capilla de San José, actualmente del Sagrario, que presenta acceso con arco en esviaje y cubre con cúpula elíptica con linterna. El presbiterio es de cabecera plana estando todo él muy reformado.
La ornamentación es escasa, presentando un interior diáfano permitiendo así dignificar las líneas estructurales; un zócalo cerámico del siglo XVIII -- colocado en 1714 --, con tema del girasol, recorre la nave central, coro y capillas laterales. También la capilla de Santa Teresa, en el lado del Evangelio, presenta ornamentación aunque fue restaurada con poco acierto en 1964. Con todo, lo más destacable es la capilla de San José, que conserva decoración de bajorrelieves con estuco dorado alusivos a la vida del santo en las pechinas de la cúpula, mientras que el altar, de yeseria con rocallas del siglo XVIII, ha sido muy deteriorado.
La fachada es, sin embargo, lo más importante del templo, en perfecto estado y con plazoleta cerrada que acoge y da la bienvenida al visitante, rodeada de barandas de piedra, permite comprobar la pervivencia a la tendencia en el gusto por lo plano, herencia de Herrera.
Se compone de un rectángulo enmarcado por dos pilastras, rematadas por un entablamento arquitrabado y dividido en dos zonas horizontales; en la inferior, pórtico tripartito, y en la superior, alternancia de llenos y vacíos, con hornacina, escudo de la orden y ventanas rectangulares. Se remata la fachada con frontón rectangular.
Dos curvos aletones a los lados unen la iglesia al convento, uno, y el otro, a una dependencia. Una sencilla espadaña lateral, de dos vanos y realizada en mampostería, completa la visión desde la plazoleta delantera.
CRITERIOS DE LA INTERVENCIÓN .
CUBIERTAS.
Ha sido intención de la intervención efectuar obras para renovar la cubierta del edificio, de forma que no se tenga que intervenir más en ella, protegiéndola de los ataques de xilófagos, sustituyendo la madera en malas condiciones (un 30%) y tratando la que está bien. Se mantuvo el actual sistema de viguetas de madera allí donde apoya sobre vigas de carga del mismo material, realizando apoyos ventilados en los muros. Donde los apoyos se realizan solamente sobre muros de carga se sustituyen las viguetas de madera por pretensadas de hormigón.
El tablero de cubierta, de madera y ladrillo de tejar se sustituye por tablero de bardos apoyado sobre las viguetas, con traba longitudinal y fijación a las mismas mediante clavos y hormigonado de las cabezas. Se adopta esta solución por su economía, sencillez constructiva y durabilidad.
De Iglesia del Convento. Nules
Se retejó todo el conjunto, incluyendo la cúpula con teja árabe, con aprovechamiento de la existente. También se rehizo totalmente el cupulín de la capilla.
De Iglesia del Convento. Nules

HUMEDADES Y XILÓFAGOS.
Se ha tratado de utilizar preferiblemente sistemas de ventilación natural de los muros, a base de atarjeas y canales de ventilación en el arranque de los mismos, tanto interiores como exteriores. Donde no es posible este tratamiento, y donde no hay zócalo de azulejos, se utiliza el sistema ya empleado en la capilla lateral, a base de higroconvectores.

De Iglesia del Convento. Nules

Se ha optado por el sistema de cebos antitermíticos con hexaflumurón frente a las barreras antitermítica a base de inyecciones en arranques de muros y terreno circundante por ser un sistema que ofrece mayores garantías para erradicar la colonia e impedir el ataque de estos insectos en el futuro.
Todos los apoyos sobre muro de viguetas de madera se realizan ventilados y sobre barrera antihumedad.
TRATAMIENTO EXTERIOR.
Se da un tratamiento de acabado a los paños de muros pertenecientes a la cubierta , tambor, espadaña, etc, de forma que no se tenga que volver a subir a las cubiertas para que nos se vuelvan a deteriorar a causa de obras posteriores. Se realizan pequeñas obras de mejora de cara a facilitar el mantenimiento de las cubiertas.
De Iglesia del Convento. Nules
Este mismo criterio se aplica al tratamiento de carpinterías exteriores y vidriería.